Propondremos la elaboración de un Manual de Buenas Prácticas en la contratación de actividades culturales consensuado con el sector

Desde el Grupo Municipal Sí se Puede Valladolid defenderemos, en el pleno del Ayuntamiento del próximo 10 de abril, una moción para que se elabore un Manual de Buenas Prácticas en materia de contratación de actividades culturales que, consensuado con el sector, dé respuesta a las demandas de los artistas y creadores y defienda y ponga en valor su trabajo.


El Código de Buenas Prácticas, que sería aplicado tanto por el propio Ayuntamiento como por sus entes dependientes, se elaboraría en el marco de una mesa sectorial que dé voz y participación a los artistas, que en otros ámbitos han sacado ya adelante textos de estas características como el impulsado por la Unión Estatal de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras.

“Desde el Congreso se está elaborando un texto que sirva como base para el futuro Estatuto del Artista y el Trabajador de la Cultura en España que dé dignidad a esos trabajadores, pero mientras tanto entendemos que desde el Ayuntamiento debemos hacer todo lo posible para no vulnerar sus derechos”, destaca la portavoz de nuestro grupo municipal, Charo Chávez.

La moción busca también fomentar y extender el uso del Manual de Buenas Prácticas a los promotores que organizan eventos con ayudas y subvenciones del Ayuntamiento.

Es bien conocida la situación laboral de absoluta precariedad de muchos artistas y creadores, así como del personal técnico y auxiliar partícipe en los procesos creativos. De hecho, la Unión Estatal de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras advierte de la normalización de prácticas como cobrar en negro, no cotizar a la Seguridad Social o hacer depender los cachés del número de bebidas vendidas durante el concierto en festivales y salas privadas.

En lo que al resto de disciplinas se refiere, un reciente informe sobre la situación de los artistas sacaba a relucir que más del 50% de los que se dedican a las artes plásticas obtenía ingresos por debajo del salario mínimo interprofesional, situación que no mejora en el caso de actores y los bailarines; solo un 43% de los intérpretes ha conseguido emplearse en el sector y sus emolumentos, en la mitad de los casos, no supera los 3.000 euros anuales.

Sabemos que Valladolid no es ajena a esta situación, por lo que desde Sí se Puede consideramos fundamental que el Ayuntamiento dé un paso adelante y termine, mediante la elaboración del Manual de Buenas Prácticas, con la falta de reconocimiento de los derechos laborales de los artistas y con prácticas que les obligan, por ejemplo, a ser falsos autónomos, pese a ser su actividad intermitente, o a recurrir a cuestionables fórmulas como las cooperativas de facturación.

Si Se Puede Valladolid

Author Si Se Puede Valladolid

More posts by Si Se Puede Valladolid

Join the discussion One Comment

Leave a Reply