Los Presupuestos de la Diputación para 2018: una nueva oportunidad perdida para avanzar hacia un desarrollo rural sostenible y justo

El pleno de la Diputación de Valladolid ha aprobado este viernes sus Presupuestos para el próximo 2018 sin apenas incorporar aportaciones de los grupos de la oposición y, por ello, sin visos ni ambición ninguna por dar respuestas reales a los problemas y necesidades de los vecinos de nuestra provincia. Sin duda, ellos merecen unas cuentas más valientes y que brinden oportunidades para empezar a caminar hacia un modelo de desarrollo rural justo, sostenible, innovador y ecológico.

Para empezar, el de esta mañana no ha sido un debate sino la escenificación de los acuerdos logrados en los despachos en torno a un modelo que no compartimos, por lo que nuestras propuestas buscaban hacerlo más social y más centrado en nuestros vecinos.

Nuestro portavoz, Héctor Gallego, ha comenzado diciendo lo evidente: que el proyecto de Presupuestos que se debatía no afrontaba la situación de paro, pobreza y despoblación de la provincia, ni las dificultades de los municipios de menos de 2.000 habitantes, ni el problema de la vivienda, ni la falta de oportunidades para jóvenes… es decir, dejan de lado a las personas cuando son lo primero, muy especialmente en el caso de quienes se encuentran en situaciones de emergencia social.

Reforzar las políticas sociales, plantear nuevos enfoques y profundizar en medidas diferentes que sean alternativa real a las políticas del PP, que llevan años mostrándose claramente insuficientes (los datos lo demuestran), eran y seguirán siendo nuestra apuesta para acabar con la brecha que separa los mundos rural y urbano.

Por ello, nuestras enmiendas proponían, en el ámbito de la generación de empleo, 800.000 euros para proyectos cooperativos, de economía circular (podría crear 3 millones de empleos en la UE hasta 2030) y sendos planes de Inserción Laboral para colectivos vulnerables y de Retorno del Talento como los que, de manera exitosa, ya se han puesto en marcha en el Ayuntamiento a instancias de nuestro grupo municipal. Como bien sabéis, para abordar la situación de empobrecimiento de nuestra provincia apostamos por una suficiente dotación para luchar contra la pobreza energética, más ayudas a familias monoparentales, la creación de un parque de vivienda de alquiler social, garantizar la accesibilidad universal y avanzar hacia el 0,7% en Cooperación al Desarrollo.

Nuestras enmiendas tenían otro objetivo claro: afrontar el problema de la despoblación, que es esencialmente político y que requiere de soluciones de la misma naturaleza.

Nuestra última apuesta clara tiene que ver con el origen de las partidas: buscábamos financiar nuestras 20 propuestas para un modelo más social aplicando la limitación salarial con la que nuestro grupo sí cumple, y con las transferencias a Sodeva: además de opaca, esta sociedad es innecesaria porque la propia Institución ya tiene estructura para cumplir sus fines.

Si Se Puede Valladolid

Author Si Se Puede Valladolid

More posts by Si Se Puede Valladolid

Leave a Reply