Artículo de opinión: Hablemos de Cultura

By noviembre 13, 2016Prensa

A continuación os dejamos un artículo escrito por Charo Chávez, portavoz de Sí Se Puede Valladolid en el Ayuntamiento, que fue publicado en el último número del periódico Delicias al día: Hablemos de Cultura

charo chavezÚltimamente parece que el tema de la Cultura está en boca de todos. Por la cantidad de manifiestos firmados, artículos de prensa, entrevistas y comentarios en las redes sociales y en las barras de lo bares -lugar favorito para hablar de casi cualquier cosa- se diría que se ha abierto la caja de Pandora. Hay quien aprovecha la ocasión para acusarnos, al grupo municipal Sí se puede Valladolid, de querer acabar con la Cultura de esta ciudad por haber presentado en el pleno una moción para hablar de la situación del Museo Patio Herreriano, de su gestión, de la relación con la colección, de su futuro y de su papel en la vida cultural de la ciudad; hay quien, de paso, nos hace responsables de la deriva continuista de las políticas culturales, yo diría de la ausencia de políticas culturales, de la actual Concejalía de Cultura y Turismo.

En la última década, si algo ha caracterizado, y caracteriza, a nuestra ciudad en relación con la Cultura es la total ausencia de debate abierto, profundo y reflexivo sobre el estado de la cuestión. Parece que la imposibilidad se sustenta, entre otras cosas, en la confrontación de dos modelos culturales al parecer insustituibles; un modelo “oficial”, que se ha basado en la superposición de programaciones totalmente descoordinadas de diferentes instituciones, y la promoción de eventos de pincho y tapa como máximo exponente de la Cultura vallisoletana; el otro modelo, el “alternativo” o “de base”, que ha sido una especie de saco roto, catalizador forzoso de propuestas y expectativas de las víctimas de la nefasta gestión del talento y la capacidad creativa de nuestra ciudad.

Así las cosas no es posible emprender un cambio de modelo si no se tiene un verdadero proyecto de política cultural, si no se parte de la reflexión crítica y, sobre todo, no es posible si los pilares y valores que sustentaban los anteriores modelos son los mismos que guían hoy las acciones de los gestores de la cultura en la Concejalía.

Tengo la convicción personal de que la Cultura es el verdadero corazón y motor del cambio político y social, que la mejor forma de enriquecerse como sociedad es a través del acceso a la creación artística, por su capacidad emancipatoria y porque habilita los medios para abrirse al mundo, comprender nuestra historia, nuestra diversidad y hacer factibles en nuestro entorno los retos futuros.

Por eso creo que una política cultural para los tiempos que vivimos debe saber centrarse en conjugar todos los aspectos que construyen nuestra identidad en la diversidad que la compone, reconocer la capacidad creativa como oportunidad, una política que dé valor a nuestro patrimonio de manera sostenible y beneficiosa para todos; en definitiva, una política que facilite que la ciudad sea un verdadero laboratorio de futuro e innovación.

La creación, difusión, formación y accesibilidad son las claves de esta política que es además un medio de intervención social y un compromiso en la construcción del “cómo queremos vivir”. Pero para ello es preciso apoyar decididamente a los artistas desarrollando medios y espacios de creación, favorecer el acceso a los nuevos públicos y potenciar la formación y la práctica artística en todas sus disciplinas.

Acompañar, explicar, participar en los procesos creativos, provocar y encontrar y cuidar a los artistas, es reforzar los lazos con ellos. Esto nos permite descubrir otras culturas, democratizar los espacios culturales y es la garantía del crecimiento y la madurez como sociedad.

Es tiempo de hablar de Cultura sí, pero no de los intereses personales o de sectores, no desde la crítica destructiva o desde la demagogia barata. Hablemos pues de nuestro patrimonio y de cómo ponerlo en valor, de cómo crear alianzas entre la ciudadanía, el arte y los artistas, de cómo la limitación de los recursos amenaza la Cultura como un de derecho básico y universal que nos pertenece por esencia. Hablemos de innovación, de obras de arte, de excelencia en la actividad creativa, de la dimensión cultural urbana y la posibilidad de soñar y generar futuro. Hablemos de la Cultura que tenemos y de la que queremos.

admin

Author admin

More posts by admin

Leave a Reply