El Ayuntamiento de Valladolid impulsará su carácter laico y la libertad de conciencia.

El pleno del Ayuntamiento del mes de septiembre ha aprobado la moción de nuestro grupo dirigida a dar un impulso a la libertad de conciencia y el carácter laico de la institución.

Como ha señalado Gloria Reglero, la aconfesionalidad ya está recogida en la Constitución Española que en su artículo 16 garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y dice que ninguna confesión tendrá carácter estatal.

No se puede ignorar que Valladolid es un ciudad plural y diversa, cada vez más, y la única forma de que nuestro Ayuntamiento sea la institución de todos y de todas es que se mantenga independiente de cualquier creencia, que no esté adscrita a ninguna religión concreta porque sólo así podrá ser imparcial.

En nuestra moción se insta a la Administración Central a avanzar en este terreno en todo aquello que resulta de su competencia y al Ayuntamiento de nuestra ciudad a impulsar diferentes iniciativas y actuaciones.

Se propone que no se promuevan desde el consistorio ritos o celebraciones religiosas a excepción de aquellos que constituyan un patrimonio cultural o artístico de interés reconocido, como por ejemplo la Semana Santa de Valladolid, cuyo valor cultural, tradicional o artístico, su significado como patrimonio de la ciudad, trasciende al significado puramente religioso.

Planteamos igualmente que en los espacios de titularidad pública que dependan del Ayuntamiento de Valladolid no exista simbología religiosa, salvo aquella que signifique un bien patrimonial e histórico especialmente contrastado o forme parte de los elementos estructurales de la edificación.

El Ayuntamiento deberá evitar cualquier financiación y convenio con entidades que inviten al incumplimiento de leyes civiles democráticas o inciten al odio xenófobo, a la violencia machista, homofobia o transfobia, o al enfrentamiento entre comunidades culturales, sociales o religiosas.

En el tema de las propiedades adquiridas por instituciones religiosas mediante el sistema de inmatriculación desde 1946, que nuestro Grupo Municipal ya planteó en agosto de 2016, se propone que el Ayuntamiento, además de cumplir el mandato del Pleno, y a partir del censo que actualmente elabora el Ministerio de Justicia y que afecta a inmatriculaciones producidas después de 1998, aborde la recuperación de propiedades inmatriculadas que pudieran ser consideradas patrimonio de la ciudad de Valladolid, si fuera el caso.

Por último, aunque no menos importante, planteamos promover campañas informativas sobre el significado de la Laicidad, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Tolerancia, la libertad de pensamiento y de conciencia y, por tanto, la libertad religiosa, basadas en el principio constitucional de que ninguna confesión tendrá carácter estatal.

Como ha recalcado Gloria Reguero, la laicidad de las instituciones es un principio de concordia de todos los seres humanos fundado sobre lo que los une, y no sobre lo que los separa. Por mucho que haya quien se empeñe en decir lo contrario (y hemos podido comprobar en los días previos a este pleno), el laicismo no es antirreligioso, no es ateísmo o agnosticismo, no implica un relativismo moral o una ausencia de valores y no es anticlerical.

Nos mostramos muy satisfechxs de la aprobación de esta moción pues la laicidad de las instituciones es una garantía de imparcialidad y un compromiso de igualdad y de libertad para toda la ciudadanía.

 

Acuerdos Moción


 

Si Se Puede Valladolid

Author Si Se Puede Valladolid

More posts by Si Se Puede Valladolid

Join the discussion One Comment

Leave a Reply